Vida

Vida

Soy madre de dos hijos y con el tiempo comencé a pensar en la pena que me daba no tener un recuerdo de los dos momentos más importantes de mi vida, los partos de mis hijos. 

Empecé a darle vueltas a la cabeza y a considerar la maravillosa opción de fotografiar un parto, sin atrezzo, sin posados, la vida tal cual es. Mucha gente me decía que eso podía ser horroroso y yo intentaba hacerles ver que era un tipo de fotografía sensible, centrada en los sentimientos.

Entonces encontré a Puri y Lionel que compartían mi "locura", y lo organizamos todo para poder acudir a su parto y documentarlo de principio a fin. No tengo suficientes palabras de agradecimiento hacia ellos por haberme dado la oportunidad de llevarlo a cabo y de vivir una experiencia tan intensa como es la llegada al mundo de su segundo hijo.

A pesar de las dificultades por la falta de apoyo y por una complicación que hizo que tuviera que salir del paritorio en un par de ocasiones, estoy muy satisfecha con el resultado porque creo que demuestra muy bien los sentimientos que afloran en esos momentos tan importantes, la maravillosa fuerza de una madre y el apoyo incondicional de un padre que sufrió cada dolor como si fuera suyo. 

El inicio de una nueva vida es un momento maravilloso digno de ser recordado para siempre.

 

contenidos © Eva Romera Fotografíacreado en Bluekea